Hablemos de... los quelites

Se deriva de la palabra náhuatl quílitil la cual quiere decir hierba tierna comestible, se divide en subespecies mismas que se consumen en México desde tiempos prehispánicos, además de servir de alimento también cuenta con propiedades curativas. El nombre científico del quelite es Amaranthus hybridus.

Es nutritiva, ya que nos aportan vitaminas A, C y del complejo B, así como calcio, potasio y hierro.

-Es rico en proteínas.
-Nos provee de fibra.
-Ayuda a subir las defensas y las fortalece.
-Al ser ricos en calcio nos ayuda a mantener en buena forma el sistema óseo.
-Fortalece el sistema nervioso.
-Previene y combate el estreñimiento.
-Combate la anemia.
-Regulador menstrual.
-Alivia diarreas y disentería.
-Se usa en lavados y gargarismos para ulceraciones bucales.
Benéfica el sistema ocular.

En general los quelites proporcionan grandes cantidades de fibra y significativas dosis de vitaminas y minerales, así como recursos fitogenéticos. Generalmente tienen mucha vitamina A y C, útiles para una buena cicatrización, entre otros beneficios; fortalecen los vasos sanguíneos y refuerzan el sistema inmune. También contienen minerales como calcio, potasio y hierro, especialmente útiles para un mantener un sistema cardiovascular sano.